sábado, 26 de diciembre de 2009

¡¡¡Cómo ayudar al blog!!!

Si quieres ayudar al blog lo puedes hacer divulgándolo para que los oyentes sepan cómo hablar a una persona con problemas de audición que precise lectura labial. Puedes hacerlo de las siguientes maneras:
1.Haciendo mailing a tus contactos de correo, copiando la dirección de la página principal www.leeme-los-labios.blogspot.com
2.Insertando el blog como enlace si estás en una red social (Facebook, Tuenti, etc)
3.Insertando el código de los vídeos de Youtube en la página que creas adecuada
Lo que no se puede es crackear o copiar los vídeos de forma malintencionada y atribuírselos como suyos, ya que están protegidos por Copyright.

Capítulo 2 de "Léeme los labios". Palabras. Imprescindible haber visto capítulo 1.

En este capítulo analizo la lectura labial de las palabras, es imprescindible ver el capítulo 1 (Noviembre). Nuevamente vemos que leer los labios no es lo mismo que oír. Espero que os sirva ;)

Capítulo 1 de "Léeme los labios". Introducción, diccionario labial, interpretación de fonemas y sílabas.

Aquí abordo la dificultad que tienen los sordos a la hora de efectuar la lectura labial. En contra de lo que las personas oyentes piensan, la lectura labial no es igual que leer un libro. El sonido accede directamente al cerebro sin embargo, en la lectura labial, se produce un proceso complejo de desciframiento. Lo hice ameno, próximamente añadiré más. Saludos


viernes, 25 de diciembre de 2009

(Para oyentes) Cómo hablar a las personas con problemas de audición



Hola amig@s! si os encontráis alguna persona con problemas de audición os dejo aquí unas pautas, por si queréis colaborar:
1.-No le hable nunca sin que le pueda mirar. Es necesario que llame su atención con una seña discreta antes de hablar.
Espera a que te esté mirando para empezar a hablarle.
2.-En una conversación en grupo es necesario respetar los turnos entre los interlocutores e indicarle quién va a intervenir.
3.-En un curso, conferencia, etc...cuide que el sordo esté bien situado.
4.-Colóquese de modo que su cara esté a plena luz, no mantenga un cigarrillo en sus labios ni ponga una mano delante de la boca.
5.-Vocalice bien, pero sin exageración y sin gritar. Habla con naturalidad.
6.-Procure no hablar deprisa, ni demasiado despacio.
7.-Usa frases completas y palabras conocidas, evitar el argot y tecnicismos.
8.-Si no le entiende, repítele el mensaje pero sin gritar, con gestos naturales, ayuda mucho las palabras escritas.
9.-Ante la duda, pregúntale a él mismo cómo quiere que le hable.

Un sordo que lleve prótesis no es como un oyente:
El aparato no hace milagros. La comprensión del lenguaje exige una larga y difícil reeducación. La lectura labial resulta más a menudo de lo habitual un complemente imprescindible para el sordo.


Fuentes: FIAPAS, ASPANSOR.