lunes, 3 de septiembre de 2012

Capítulo 4. "Un día en clase"

Twitter (@LeemeLosLabios). Hoy es un día especial para mí, durante años he soñado con poder demostrar a la sociedad cómo se vive un día en clase para una persona con discapacidad auditiva. Espero que sirva este capítulo para concienciar e informar tanto a docentes como al resto de personas. Aquí os dejo el cuarto capítulo, "Un día en clase", es conveniente que se cargue el vídeo de youtube antes de verlo a fin de evitar las interrupciones. Os agradecería la mayor difusión posible a fin de concienciar al máximo este problema en las aulas con niños sordos.



Espero que, tras visualizar el vídeo, os sirvan estas pautas (de Antonio Villalba Pérez y José A. Ferrández Mora) para la atención de alumnos sordos en clase:
  Comprenda que todas las pérdidas auditivas no son iguales. Pueden ser ligeras, medias, severas y profundas. Además, los diferentes tipos de pérdida producen efectos distintos en los niños. Infórmese sobre el problema de cada alumno y busque la mejor forma de ayudarle.
  Proporcione al estudiante los medios para mejorar la comprensión (bucle magnético, dispositivos de frecuencia modulada) intérprete de lengua de signos y/o tomador de apuntes, dependiendo de la situación individual del estudiante. 
  No suponga que todos los sordos leen bien las palabras en los movimientos de los labios (lectura labiofacial). No todos los niños sordos dominan bien la lectura labiofacial, e incluso los más dotados pueden tener dificultades en comprender lo que se les dice si sólo pueden guiarse por el movimiento de los labios. Los que lo hacen bien captan sólo del 25 al 30% del mensaje emitido, aproximadamente.
  Utilice un tono de voz normal, hable claro y a ritmo moderado. Mire directamente al estudiante sordo mientras hable, siempre que sea posible. Intente mantener contacto visual con el estudiante y evite moverse deprisa por el aula. Cuando utilice la pizarra espere haber terminado para empezar a hablar, puesto que las palabras dirigidas directamente a la pizarra son inaudibles para el estudiante sordo. Intente no impedir la visión de sus labios con un libro o con cualquier otro objeto, mientras esté hablando.
  Haga sentar al estudiante en un sitio desde el que pueda ver bien al profesor, a los demás alumnos y a los medios audiovisuales cuando se utilicen. Permita que los estudiantes se cambien se sitio para que gocen siempre de buena visibilidad.
  Utilice tantas ayudas visuales como pueda. Proyector, películas transparencias, video, ilustraciones, fotocopias y la pizarra. No coloque nunca la información en una zona mal iluminada o delante de un foco de la luz.
  No espere que todos los sordos sean lectores excepcionales. Y no suponga que un estudiante sordo va a entender un concepto sólo con leerlo. La mayoría de niños sordos no leen tan bien como sus compañeros oyentes, y entregar material de lectura al niño sordo no garantizará que aprenda, al igual que no ocurriría con niños oyentes. De hecho, los estudiantes sordos tienen enormes dificultades de lectura a causa de su falta de dominio de la lengua, y de sus problemas con la estructura gramatical del idioma, escasez de vocabulario, etc.

Más información para la atención de niños sordos en clase aquí